ENGLISH

Mamá, de Joyce Carol Oates
Editorial Alfaguara, 2009


No había leído todavía nada de la prolífica Joyce Carol Oates (Nueva York, 1938), el primer libro que cayó en mis manos durante los cuarenta y cinco días de convalecencia que duró la curación de mi peroné fracturado, fue "mamá". Comienza de una forma amenazante "ésta es la historia de cuánto echo en falta a mi madre. Algún día, de una forma única, será también tu historia". Pensé en postergar la lectura para un futuro lejano, muy lejano, pero finalmente me abalancé sobre el libro y lo acabé en unos días. La escritura es aparentemente sencilla, sin caer en el sentimentalismo (lo cual es de agradecer) y trata de una forma indirecta otro de los temas constantes a lo largo de su trayectoria; la violencia masculina. Es una historia absorbente narrada a través de Nikki, una periodista atractiva, rebelde e independiente, que suele tender a relaciones con hombres casados; Clare, su hermana mayor, que por contraste lleva una vida mucho más tradicional (casada, con dos hijos, instalada en el pueblo donde vive la madre de ambas, perfeccionista y controladora) y cómo sus vidas cambian sustancialmente con el brutal asesinato de su madre, Gwen Eaton, en su residencia en el 43 de Deer Creek Drive, cuando sólo tenía cincuenta y seis años. No sé hasta qué punto nos será útil después, pero pasar el duelo de una muerte tan traumática a través de la protagonista, sin abandonarla nunca, deja cimientos. A lo largo de las casi quinientas páginas los personajes van evolucionando sin prisa, nos adentramos en sus conversaciones, en su vida cotidiana, les seguimos allá adónde van, y cuando el libro termina uno se ha familiarizado tanto con ellos que es difícil aceptar que la ventana del voyeur se ha cerrado.